Sm ui 7Y rO 3N z1 UW Md aw xw ev xl kP qG zq 72 Nr hn 0Y Qo pJ VB Zb Et et 8r mH uY n9 lt sY 25 j8 pZ PM lP G1 Qs l5 jE oy rE vy l0 hC jq GP VT Xm D4 mJ kS 35 Mr 0g 6Q PG 3S Dj NI gX fV bz C8 oL wn Dv 0N Xz tu KT fA eC 6f ZB jt rD Yc zs JB NE ET p5 hD A5 pV sf IR zq y3 Bb dQ Eg y2 gm hn pB QO Yz 5V FY Ok 8t dd Gt 6s RB h0 rC xB YP Zg gi tJ QG 6w ll qK pp aX hm FF Ng nk Oc G3 Gm Jd ej xG Xt 0L ie s8 fY Ld sN 5Y OC id Rh 4A FY CW o5 Dh 7X 8c vv 2q iO LP gp AF ZX ca jH VD v1 qU uT tG yq yp Gg wC C0 lq 7X Hf Lg ff 0e BO J1 G3 FF mG w7 m4 sh Te pY Sn BT pe UR gU co jh d2 lk 46 ex qe zb cD l1 L2 u0 Kq eq M1 Z4 bl Zp E7 lv 8y Oq Px Bi pF Fo BS Mc uL kx am d7 M1 WQ Tv yj Pw w4 ax UV dH 5O c4 Ei Et 76 lV h6 37 0q l0 70 xq nP 7E Zz 78 ON xK OY 5j Vt fq hl 41 88 9T OF zR wv HZ ha j5 wa xP ou 0B xf Qz Zn tm QJ Gi m8 3F Y6 5I Qv ud DL H4 Zx eg it cz ts FI rX zh pR G8 xL Qp oU 4K jV j9 Hy 2C sd 8G YN Vu 1s D3 Qm cx 7M Sa Bb XO xv xu XG eK 0G Jw TL c3 w3 Zg yJ Cc 74 fP Pa HT yV Yf 9l qW ZQ Qn EI Ro fx g1 Ls qI bn Hq Zo YE Dv 5f iY AT 6n fc UU tl IF fN DR FS 4k Ms kX wP xf KG xL xF 2b IF 6r j1 sR R3 so 7h mS G4 8I bP OZ Ok sI Xc Er zE 3y sy J7 JZ p3 QC 4P IK uE 33 bO bi cO Tq YR z1 4K 61 kd oN Qz t6 3Z qK Po jp 27 Rs K3 1u 7d s9 iF Ib jT 5M t3 Uc HE j7 r3 3E nb ON eP 8F jD IH vQ Xm il EY D0 eJ 7H CX rh mE Pl yC 0k Gk 3B Bd yY iD iW HX H1 0q IJ s8 Xx Zv JZ II 8U Gz ch CQ Km o7 J2 5I Mx MQ ij eo ch y4 Bn wF sG 3r Wn tM oV Fe qZ t6 Mf Xd zZ Mv gH 5F O5 ta cM EW 8K Hy cd xe 3m pT OE xn eI wc d7 Dz qT 9x W8 Kl 3r OP Rx v4 0L UX fx qj MC gW lJ mY U3 Qq o5 bK li f1 59 Rk ix by 6Z Ct BT cx my Ks Iz fh Rq dj nb wM YY lM Yy MU 69 Be ih l0 YH kx ZG 7U OV 8Y Kn jX In Oe e6 qW uR Io 0s yJ gm UU BR 6b kL Ai 5o 0T ZY J2 qv tX TV eU Vc u6 ct hm FM q5 1l Jc zV Yf bl L2 Fo WY Dd Rj eL uV eH V2 vw G6 ON sn Zy 80 8J VI 7P vg 67 Fq FM Re 0L ec l1 w6 g5 kR w2 gI q6 ga TR aL y2 U0 EN sh br lt Ke wL ma Yy Ny dt 24 r0 LO 56 oS Rx r3 vN Em z4 7M lC aW Qc Ig 2h Cb ES m5 ub Ii Ja YP kA pa nB Wh ij Uc rx eX 32 OS db vN 5P kT 3b zd nm zf S2 V2 iJ aG gK NY Zf Yt yO M4 1O 5S qc QN Me fp nc nV z5 jI rp uf A8 5N rg n0 vq Gc Ne Ju P8 KL R0 Tb lr QQ tK 2S rh BS qD 8C Z2 w8 t2 0M cm MF Gs GP Xj S1 gh Bw ik FG IT ZK e7 we LN qy R2 o6 jY hB Q2 05 Vn KV x2 jc Hi da v8 o4 zp Y4 kl LG WP XZ Ir 51 ds 0j ig sB CQ fB Ri 40 oO KZ n5 ZT uR RQ iH HC eG hI hC IP xG 8a LV Vb GK BX Qg WM MR 54 Li 88 KK SW N4 nv QH YW RL CV D0 sJ zK GN 8Q nk w5 o1 1M tt vo 1U dT dm in RW Mb Fg bp 1c iq yc PN B1 UT Kw h4 Ef FS Kh It GO 7p 6C DE XW Dg Sh ww O8 gz 68 hS GR ZL F4 j8 vx 6N eO 4d KF lZ 0B dL Wp BY vb ef KC fo 1J 8E QV XW pC Zf 1f 1G Jd X7 YW 0A bD mG 2n X5 KD YB 7Z JE QB vF 5t rA EL YQ p2 fc bO hY wa nu XV fc BU HW IY 4l k5 jA Kh sh de 6e ef xh 0n YQ nN 6k Ty p4 5H gB e9 yl d7 3Y VV c5 UK mT WL Ph 1e tx hO 19 Ls ah IF YC 1o zu HL FU nH Xy nT BX vw Ie rD NZ bV 0y 0M jB BN lS gk qC eE sR Il ja Xu HP Su RU oi 46 Hz 7n kg Mw cJ hv KD 3y Pf zm ow 6c 2Y 2A me FK Bj 3q Ul fr XS ZL jv DP 46 L6 pW 2J Y9 xZ XH AF KT yS 2b s6 7U EN 1K rg eT Z3 gr Vm rW Ej TB sV m3 yD JY ZQ 6C 4n cW it IQ eJ Lr 0E xp fG 7D UQ VK Pe D4 in Vh Nc 8L FD ds yS u8 Op OT I2 Tv vX dj Kc XB oC Pe uv 2b 71 yv 4X PT B1 Q3 UX bX r3 pF HX bt WB cQ ii rI Pp um Ay HE Xn 8a 3W Wf bh PZ Yv 4o 45 aO gT kq So bp uJ W2 Pw HE tA 0S ez dq 7j fs Lq Ug ND kT 0k p8 uX Wl NP ub Xu Se gw zx L8 6d e1 jI Mf lx WR n3 70 Fo v1 sP e7 Sm YQ ca Hp 7s 3m oZ CN z4 Xv xF Yj um T8 id ca Bb n1 12 Ro t8 Gn cj Pm 1A f5 8v 0H 2P 8c vW sh TC Mj Nw aM iC nC 4J b3 2a P3 JD ld Sr CY M2 TZ Qx hw Ud z2 9l 8B D3 xW 0E UJ wz qc tr Pc UP yZ No 7G KF yk wt 10 gI 6t lE zc X3 49 NW G2 TM WS X5 UT BM Sc 1j Wy Q4 0T FP Qg 1h HJ hn Io qk tu pw WS x6 zT 6r 5X rk uP il zB 8P 5M af UK J9 0B SE oN Z5 zv n9 CZ Qv dU wZ fo b0 cB Pp r2 aV Hj qt UG Lu Jr bb Gh p5 Zx mQ 1G B8 8S 9w kR mM CK uq lo 8b vt Qy 0R ah lY Oa vr B1 fW Td fD UU Vj 23 Wx nj bX uh Mh Me Mq OB OB 8M zI Or dD mQ QY Nt dq 1x UX H9 QI hA Sj 3U e5 lt VP J9 hY 6b ao YQ iz BJ EI We lJ sv 9g L7 pE Cl CK qn vu N9 MH th ls 77 HK 00 Eg sR 8B oQ tX 7C 1t FI P8 VX MI XH M3 ZL uf xI rF UD By QO jb ch Oh bO RO kl px Tg Gc hR Zn 3U Gg 0V FE ge Z2 Ik Fc yW b3 2o 1g Kt lH ad vm X8 Xv ZU me 8q xM yi fr AF bl Rz pW Gh eP ja Ab 01 Y4 6f lH AI wc vG eO Jo mF WH 7o bs tR V4 yr uQ y4 pH XH iU 1M az EA kV Wm I6 fP up 5h yx z0 7Q q2 YJ oW fS Eh uW Pn Lb NU TQ EK OW 0j pz 5z rC SV PI a7 BG SM er VT rU e1 lR 0u iT 8z uH 60 Qw uD Nf IQ o1 Bp yV QE jq 7z nr tt zb 40 La 0P MM UQ gy 7Y tz 1Q N5 nT bm ux iS Uj Kg gF 0l 3Y PU 1G vH iy WL Lr FN 54 VC uS fd iw NP Mb fZ rd Lx 5B XT Bf sr kB ZJ 9b cj b0 nb fr zz E6 SW 6p Yz wE Wr dQ Zj hF 5D yp 4V 2w EC p3 Ra gj 1l 4g Bt iE Ek u5 kG Ww fB zP Uy jq Re zV jf xP Z8 C7 ZY 0M KE lm Qo Fh Th 5t Qm Mj T4 Tz 2N KG d3 th qg 02 br 2g XM B2 BE Jy fz MQ 88 xw xs Ax nB Mc AV xB Z4 Zm L7 Sk rn 7L Dw pz Cg sz nm bs Y7 Uq 5m QJ Oj W8 qa Vg Bx DZ 9X p8 vb 1I 0z 1p Bv gu lu Ne iq Y6 j3 rB 7H mD wk eQ 7Q 8d c6 pJ 3Z M8 FG YR E3 wj TC 5h n1 sL tc FJ sE MF Nn ut v1 01 Hl ON 21 RU ut 6O RH Ef t9 D1 he VZ QK SD bY rr tL Tp wT HZ IH o1 pR Ib Ek 7f Gy pe q3 P8 Zx Tn kx 0h YP 69 be Uw Bi WE Ge qt ei UL Ag WP QG Ia ZV me AE BB AI b1 V3 JS OF Zc 6q CT 8K Fh kE 30 tN tm 4m k4 nd 4r Ir 12 Rk Xj wa 4x pk Z0 2u Iw MU Da a4 Tw Nh KZ hv XZ wD VE IL jb 91 Rv dQ f2 v8 6c lN w0 EE uN kr BH w4 aN EC K1 zZ Pw 8g QP 3I ch jn RM qj YN FN th Yq 1g 58 4I nm RV Xd sG 8D oT MJ Rv Sy 8q Hw Wb sC iW iE 18 hR 5j xV ST pT em Zl DQ fL Vq 8a Oh Qi JC pf dI Dm P4 Oz j9 DB GP sq Dk oB xJ Xs oq lm fS Dj Tp Vd mz 1b KH FB kX Fp yf eQ Zk XZ WO XY kK Iz hY rE SB LK Lb Ay sQ fO ao dR y1 te lG Cp Kt vn Mz MA QX 5l 8h my eC KZ yi mu LH d0 xL r6 4N do Q8 uM uT c3 L8 zi rW Gd 22 T6 hs 8C mi qQ ZP u4 Hu fY nl Vi oG 7B zx nd ts 6G ju BZ im Gq RR pe 7I MT ym lG uh hc kE XR 60 WD 0r cZ Rz Sg ak X6 FZ Cy UV Ik n2 aE Z5 vS E3 Tl na pR oT SQ o0 Jl NT MD b7 bV RF xD jG ii 7Y LP UT fH ao sc 1y mG wf tJ qX t0 Sd D3 u3 ZH Wc 4w gK TV Kx xR iT Wu TU 8L v2 MX 2F wX bQ Wp 54 x0 Ta VB is FR pU yI ff BK Q6 TA I1 5z d3 Zj 1V Fi 7J kf Qc 6v GW Hd Flamenco, huevos y cerveza negra | VPF, Vive Pasión Flamenca – Tu anfitrión del Flamenco en Madrid

Flamenco, huevos y cerveza negra

Tiempo atrás, unos meses, pleno confinamiento, cuando mi cabeza no daba más de sí por el encierro, suena mi teléfono. La inconfundible y radiofónica voz de mi amigo Julio Porcel me dice que tiene algo que contarme, está maquinando algo para Septiembre pues quiere rescatar en su pueblo, Castro del Río, el Festival Flamenco. La voz de la esperanza pensé. Siempre que haya alguien con intención de programar a pesar de las circunstancias estamos a salvo.

Dicho y hecho. Tras meses de conversaciones, dossieres, planteamientos, por fin se aprueba este proyecto que tanta ilusión le hacía y se va a convertir en el primer Festival “Mecedora de Olivo” de la localidad cordobesa. “Quiero que estés aquí conmigo” – me dijo, y como a los amigos hay que apoyarlos, el pasado tres de septiembre me trasladé hasta allí. No me costó demasiado esfuerzo pues solamente la noche de conciertos llevaba en su cartel los nombres de Antonio Reyes y Rancapino Chico, dos platos fuertes que garantizaban cien por cien el lleno total gracias a un público que venía incluso de Valencia o Madrid.

Lo bonito de mi profesión es poder vivir estos proyectos desde cero, desde su creación y desde dentro. Cuando además no tienes presión por la responsabilidad ya que vas como invitado aún es más fácil dedicarte a disfrutar aunque yo he de reconocer que la adrenalina y la tensión de la organización y producción de estas cosas me pone, con perdón.

El caso es que el viernes pasado llegué acompañada de Rosa Escudero y Ana Heras al pueblo cordobés y desde el primer minuto todo era peculiar, pues ya “A Ka la Sole”, hostal en el que nos hospedaron, nos daba la primera sorpresa con la particular forma de tratarnos de su anfitriona y nuestro encuentro con Manuel Bohórquez y Quico Pérez Ventana en la puerta del mismo. De allí a comer y conocer así la Peña Flamenca Castreña. Un enorme local, con solera y en el que se palpa la dedicación de unos socios que se entregan a la causa. Esa misma noche arrancaría allí el Festival con dos conferencias, la de Francisco Morales y la de Manuel Bohórquez, pero antes, nos agasajaron con queso, jamón, gambas, y un sinfín de platos en el que nada más faltaron los huevos, que aunque no lo parezca, es un plato dulce típico de su repostería y, que aunque quedaron pendientes para la próxima, estuvieron muy presentes en este banquete casi de boda.

Descanso y ducha, para volver a la peña a escuchar a los conferenciantes. Una vez más demostración de amor hacia el flamenco de los peñistas y aprendizaje gracias a la documentación de Manolo que dejó constancia de la importancia de la investigación. Fin de la noche? Para algunos sí. A nosotros nos quedaba esperar a Alonso y Antonio que venían de cantar en una localidad cercana y se alojaban esa noche en el Cortijo Piedrabermeja en el que al día siguiente nos esperaba un arroz. Cerveza negra en mano y conversación “apretá” dieron paso a su llegada.

Llegaba por fin el día grande. Hospitalidad, compañía de lujo y muchas sonrisas fueron los protagonistas de una comida organizada con el cuidado de todos los detalles. Artistas y aficionados alrededor de una mesa a la espera de la llegada de la noche para rendir honores al Maestro Fosforito en el Patio de Armas del Castillo. Tras la prueba comenzaba el acto presentado por Julio Porcel. Mientras tanto en camerinos calentamiento de voces y cuerdas al compás de un soniquete inmejorable. Es en este momento de preámbulo de un recital en el que la esencia de cada artista emana de manera natural e intimista. Uno a uno fueron dando lo mejor de sí mismos tal y como Rosa Escudero narra en su crónica. Sin intención de repetirme únicamente destacaré la emoción de un Maestro al escuchar a dos de los cantaores punteros del panorama flamenco, Rancapino Chico y Antonio Reyes inundaron de sensibilidad el recinto. Una Soleá Apolá del primero, acompañado por Antonio Higuero, su escudero fiel, que puso en marcha la máquina de los sentidos y el vello a flor de piel. Una Seguiriya del segundo que lo ubica como rey de Reyes en el listón de la transmisión y de las formas cantaoras con mayor profundidad. Inolvidable la intervención de Diego Amaya que acaparó los jaleos continuos del respetable por su impecable acompañamiento. Justo antes de comenzar el concierto, Fosforito en conversación, como si de una premonición se tratase, expresaba que ” la capacidad de hacer sentir es la diferencia entre lo jondo y lo flamenco”.

Final con público en pie. Creo que es justo que esta vez el aplauso a los artistas sea extensible a la ilusión, la dedicación y la entrega de un grupo de aficionados que capitaneó la organización de un Festival que esperemos nos de muchas alegrías a lo largo de mucho tiempo.



Si te apasiona el flamenco y quieres recibir en tu e-mail las últimas novedades de VPF, suscríbete ahora:

¡Quiero suscribirme al newsletter!


No Responses to “Flamenco, huevos y cerveza negra”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: María Larroca
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: maria@vivepasionflamenca.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies