“La Noche que se paró El Tiempo”

Lo primero debe ser ponernos en situación, el lugar, la Sala García Lorca, en la segunda planta del mítico Casa Patas, en la calle Cañizares de Madrid ….si hablaran esas paredes…..para transmitíos lo que sentimos en la sala mágica donde el cante sin microfonía se convierte en un cuarto grande pero íntimo donde los genios flamencos abren sus almas, es necesario que asistáis alguna vez en la vida si aún no lo habéis hecho, entonces será más fácil entenderlo.

Alonso Núñez Fernández (Rancapino Chico), hijo del gran cantaor Alonso Núñez Núñez “Rancapino”, y de Juana Fernández Núñez. Nació en Chiclana de la Frontera (Cádiz) el 12-07-1988. Parece imposible que alguien tan joven sea tan “viejo” cantando, debe ser la herencia recibida cuando tienes un genio al lado desde la cuna, debe ser la brisa del mar en Chiclana que llega a toda la provincia de Cádiz por la cantidad de artistas que ha dado y sigue dando esa bendita tierra, debe ser también que cuando alguien se esfuerza y lucha por sus sueños evoluciona, porque cada vez que veo a Alonso ha dado un salto de genialidad hacia adelante, cuanto trabajo detrás de esos sueños, ¡ole tú Alonso!, debe ser también que hay personas que sienten cantando y saben transmitirlo, el “pelómetro” no engaña nunca, cuando se ponen los vellos de punta o miras a tu alrededor y ves gente emocionada con los ojos empapados, ¡ahí no hay engaño!.

Sobre las 22.40 comienza a sonar el Garrotín “De la vera” del maestro Rafael Riqueni , los que asistimos asiduamente sabemos que es la señal para sentarnos porque algo grande está por llegar en breve.

Aparece en el escenario Rancapino Chico y su “equipo” increíble:

Antonio Higuero Pazos mejor dicho, don Antonio, GUITARRISTA jerezano en mayúsculas, alguien que conoce como nadie su oficio, acompañar al cante, que dicho así parece sencillo, pero que nadie se engañe, tocar como él lo hace, esperando al cantaor tan sutilmente, dejando cantar, siempre ayudando al cante y estableciendo una comunicación de pellizco, eso es MUY difícil don Antonio, ni qué decir de sus momentos de toque cuando el cantaor le dice ole tú Antonio y se hace unas falsetas e intros increíblemente flamencas que nunca sé decir cual me gusta más, ole tú don Antonio Higuero!.

A las palmas y jaleos, Noe Barroso y Raúl Fernández, no se puede integrar mejor el compás, dando a cada cosa su sitio, pedazo colchón rítmico con “gusto”, gozando el cante y el toque, ayudando siempre.

Ole vosotros fenómenos, sois una parte muy importante y eso hay gente que no lo sabe, “Al César lo que es del César”.

Comienza el recital como dice Alonso textualmente “Voy a templarme por Soleá” , parece imposible que desde el principio ya hubiera momentos donde el tiempo se estiraba o encogía, qué forma de comenzar, sin ninguna prisa, qué despacito, qué largo, qué sutil, sin gritar nunca, qué intenso..uff..esto empezaba a lo grande, continua Alonso magistral por Cantiñas con olor a brisa gaditana, a paseo por La Viña, mecidas como barquitas amarradas en La Caleta, Higuero golpeando la base en la tapa y muy pocas notas, las justas, oleee, y la base de compás perfecta, así sí…que no decaiga, se acuerda de su padre y le dedica el siguiente cante a una maestra presente en la sala, la tata María Vargas, olee María, una intro de Higuero propia del palo que venía a continuación para meternos en vereda, todos sin aliento,2 malagueñas, la primera “Se la llevó Dios” del Mellizo y “Viva Madrid que es la Corte” de Don Antonio Chacón, cantadas recordando a Rancapino, su progenitor… uff, cuando las acabó ya había gente llorando alrededor mío, pellizcos muy adentro, buscando en los rincones, prosigue con una dedicatoria a Martín gran anfitrión y responsable de Casa Patas, por ser de su gusto los cantes abandolaos con un fandango creo de Frasquito Hierbabuena pa’ morir y nos vamos al descanso con un cante por tangos casi susurrados, parando el tiempo, sin prisas, las carreras para los galgos, qué bonitos, parte de ellos del maestro Cepero al que menciona y siempre agradece Alonso sus aportes, nos fuimos a descansar traspuestos, sabíamos que estábamos viviendo algo único. Por eso el respetable ya se puso en pie al finalizar esta primera parte, cosa nada habitual.

Quince minutos después todos sentados con la duda de saber si era posible mejorar lo vivido, seguirillas de maestría, qué manera Alonso e Higuero …, para rompernos aún más el alma una batería de fandangos naturales acordándose de los maestros paladeando de nuevo cada nota, cada sílaba, increíbles, otra vez gente llorando, cambio de tercio para terminar por bulerías, qué repaso Alonso, viva Cái!!! la sala en pie aplaudiendo sin parar, no queríamos que se acabara y volvieron a escena los ARTISTAS tras un buen rato de intensos aplausos y jaleos, de regalo una Zambra para el recuerdo, no era la primera vez en la velada que llegaban los duendes, de hecho, estuvieron todo el rato con nosotros, nunca se fueron y es que la noche del viernes 12 de mayo de 2017 Rancapino Chico , Antonio Higuero , Joe Barroso y Raúl Fernández, en la sala García Lorca nos regalaron una noche de arte para la historia, nos regalaron una noche donde en numerosas ocasiones se paró el tiempo…

¡¡¡Gracias de corazón!!!.

Fotos y vídeo de Carmen Fernández – Enríquez.

No Responses to ““La Noche que se paró El Tiempo””

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies