Flamenco en el Templo

Es tiempo de Navidad, ya casi terminada, pero cierto es que en estas fechas la gente se vuelve algo más solidaria, empatiza más con el resto y hace cosas por los demás que en otro momento del año quizá no haga…. Hay quien lo ve como un acto hipócrita, yo prefiero verlo como un tiempo de reflexión y de proposiciones para el año nuevo…. El caso es que hay un lugar en Madrid, que muy bien regenta un hombre realmente bueno, el Padre Ángel. El lugar es una iglesia, la de San Antón, patrón de los animales. Sin duda es un territorio especial. A la entrada está el cepillo con un cartel que dice “deja lo que puedas, coge lo que necesites”…. Al otro lado te animan a invitar a comer a alguien que no tenga para ello… Y así un sinfín de gestos que este cura pone en marcha desde la creatividad y el amor.

Pues este templo tan especial se convirtió el día 3 de Enero en templo flamenco y allí asistieron el Maestro Pepe Habichuela y Kiki Morente para llevar su música y su arte a un público muy diverso que pudo disfrutarlos de forma gratuita. Allá fuimos.

Yo no soy creyente por lo que reconozco que hacía tiempo que no iba a una iglesia, pero esa tarde, mientras el sonido de la sonanta de Pepe por Soleá y la voz de un Kiki en plenas facultades por Tientos me deleitaban, tuve momentos para la reflexión. Es cierto que no creo en un Dios como tal o en la Iglesia como institución, pero en lo que sin duda creo es en el poder de la gente buena, en los corazones grandes y en la fuerza de la música. Éstos fueron los tres puntales que se unieron en la calle Hortaleza el Martes. Un Habichuela que dio todo desde la misma prueba de sonido y al que le preocupaba no llegar bien a la gente por culpa de un micro maldito que no paraba de acoplarse, fuera el micro, fuera el problema y Pepe llegó, por supuesto que llegó. Una vez más transmitió esa manera tan característica de tocar a una iglesia abarrotada. Tras la Soleá y Alegrías en solitario invitó a Kiki al escenario, que se arrancó sin acompañamiento y que ya acompañado por Pepe alcanzó su punto álgido en la Malagueña y Abandolao.

Me gustó mucho ver como allí se concentró mucho aficionado y se mezcló con personas que simplemente iban a escuchar la propuesta de la casa del Padre Ángel, si él los ha traído aquí, tienen que ser buenos.

Al finalizar caíamos en la cuenta de ello pues había unas señoras comentando: ” El niño debe ser familia de Morente porque se le parece mucho….”, en fin, ésta es la grandeza de las buenas causas, acercarnos unos a otros, da igual si es Navidad o no, hablarnos, entendernos, apoyarnos y que el hilo de unión sea el Flamenco es un acto maravilloso traído en este caso de la mano de Dios, del Padre Ángel y del binomio Habichuela – Morente.

 

Fotos de Carmen Fernández – Enríquez.



Si te apasiona el flamenco y quieres recibir en tu e-mail las últimas novedades de VPF, suscríbete ahora:




No Responses to “Flamenco en el Templo”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies