El Aire Añejo de la Adolescencia

Viernes quince de Diciembre. Nueve de la noche. Biblioteca de la Fundación Casa Patas y una jovencísima María empezando a maquillarse. Nos impacta su naturalidad pues nos recibe con un cariño y un trato correspondiente a los amigos. La frescura de sus 17 años es un punto a su favor para estas situaciones. Mientras se arregla no para de cantar. Calienta la voz para su actuación en la Sala García Lorca y la acompaña su Nono Jero, que además de conocerla bien, la admira y eso se nota en el escenario y fuera de él.

Sí, María Terremoto, se arregla despacito, se pinta con el manejo de las estilistas pues también se preocupa de aprender a hacerlo. Prepara sus vestidos para salir a escena, se ocupa de que sus compañeros Nono y sus palmeros para esta noche Miguel Téllez y Noe Barroso estén bien. Hace suyo el camerino y nos hace sentir en casa. Esa es la Terremoto, una artista desde que se levanta pues su actitud lo demuestra. No es simplemente cantaora y ahí marca la diferencia. Por eso está ocupando un magnífico lugar en los Festivales y programaciones, porque se maneja como pez en el agua con cualquier persona y en cualquier lugar.

Pasadas las diez y media sale al escenario, a comérselo. De negro con mantón florido, guapísima. Parece mentira el peso que tiene en su voz, claro que canta de una manera tan natural que enseguida que uno la ve y la escucha comprende que, efectivamente, tiene el don. Desde luego su cuna la ayuda, no solamente su saga, también su ciudad natal pues La Paquera está muy presente en sus influencias.

Hizo un recital sobrio, con muy buen gusto, en el que hubo cantes como Soleá por Bulerías, Alegrías, Tientos – Tangos, por supuesto Bulerías… En la Seguiriya, antes de llegar al final de la primera parte del concierto, levantó al público. Toda la sala en pie, acto que por supuesto se repitió al finalizar. Los Fandangos fueron quizá el momento cumbre. No es nada habitual en esta casa del cante levantar al público dos veces. No es nada habitual encontrar en alguien que casi está plena adolescencia, este aire añejo, este dominio de las tablas y esta manera de cantar y de preparar cada actuación.

Enhorabuena Mariquilla! Pues lo tuyo ya no es potencial, es una realidad aplastante. Estamos, seguro, ante una de las artistas que más alegrías van a dar a los aficionados y que hacen más grande aún al Flamenco.

Fotos de Archivo VPF por Carmen Fernández – Enríquez.

Vídeo de Alberto Barquero.



Si te apasiona el flamenco y quieres recibir en tu e-mail las últimas novedades de VPF, suscríbete ahora:




No Responses to “El Aire Añejo de la Adolescencia”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies