Camarón. Más Allá de la Leyenda

Domingo 2 de Julio de 2017, un día triste para el mundo flamenco en general, ya que en este día fallecieron entre otros, Tomás Pavón en 1952, Camarón en 1992, Paco Toronjo en 1998, aunque por otro lado, en este día ,en 1923, nació Rafael Farina.

Madrid se viste de gala 25 años después del fallecimiento de Camarón para rendirle tributo, ya era hora. A la dirección del espectáculo un fuera de serie, Jorge Pardo, sólo hay que hablar 2 minutos con él, con alguien que ha estado con los más grandes, con una veteranía aplastante, y la ilusión de alguien que está empezando, para darse cuenta que en su humildad y su sabiduría sólo hay eso, genialidad.

Ahora toca hablar de José Monge Cruz (Camarón de la Isla) y aunque rellanáramos 300 páginas el texto quedaría incompleto, siempre faltaría algo que decir.

Brevemente y partiendo de la base que musicalmente cada uno tiene sus gustos y su opinión subjetiva de las cosas, es innegable que Camarón fue un cantaor que marcó un antes y un después en la evolución del flamenco. Dotado de un registro y unas facultades vocales y rítmicas fuera de serie, además supo sacar de su alma y su cabeza una manera de hacer el cante completamente personal y conseguir algo tan difícil como acercar al que estaba muy lejos del flamenco o hacer llorar al flamenco más purista. Podía cantar un tema como “Soy Gitano” o “Rosa María” y que lo tarareara hasta el más pintado y en un cuarto hacer una soleá de Antonio el Chaqueta o una siguirilla y ver al flamenco más ortodoxo llorando como un niño.

Creo que con él hubo un punto y a parte, vendía más de 30.000 copias de cada uno de sus discos, llenaba estadios de fútbol y teatros, el flamenco se convirtió en algo de masas y con la Leyenda del tiempo (1979), su disco más revolucionario, más fresco, el último por cierto en vida, consiguió poner el flamenco a nivel mundial en el lugar que le correspondía. Camarón conocía muy bien el cante más puro, pero su inquietud musical, sus ganas de aprender y escuchar otras músicas le hizo evolucionar hasta un punto más allá de lo puramente razonable, a nivel personal, veo un paralelismo evolutivo en lo musical con otro genio con el que compartió música y alma, Paco de Lucía.

A las 21.35 comienza el Homenaje en el patio Central del Conde Duque de Madrid, un escenario bastante grande y una foto de Camarón enorme presidiendo el evento, a escena:

Flauta y saxo: Jorge Pardo

Bajo: Carles Benavent

Percusión: Rubem Dantas y Jesús Román

Batería: Tino Di Geraldo

Voces: Bernardo Vázquez, Gema y Rocío Monge(ambas hijas de Camarón)

Guitarras: Luis Monge, Carlos Llave y John “El Canelo”

Teclado: Roberto Gómez

Menuda banda, menudo elenco de arte, impaciente el público suenan las primeras notas con las guitarras de la “Leyenda del Tiempo” y se van incorporando músicos al tema mientras son recibidos a escena con aplausos y la presentación de Jorge Pardo de cada uno de ellos, el tema va cogiendo fuerza y acaba 10 minutos después con la gente aplaudiendo conscientes que íbamos a pasar un rato genial, tanguillos para proseguir, “Romance de la Luna”, letra de Lorca, sin comentarios, ole sólo eso…ole, el público aplaudiendo, unas palabras de Gema Monge brindándole el acto mirando el retrato de su padre y disculpando el aforo completo y toda la gente que no pudo entrar al Homenaje, suenan las primeras notas de “Como el Agua”, luego “Rosa María”, y un repaso general por tangos de Camarón que casi todo el mundo tarareaba simultáneamente, éxtasis en el público, se quedan en escena las voces y las guitarras y nos ofrecen unos Fandangos de Huelva que empiezan con “la Canastera” que hizo conocida José Monge, esto se pone serio, Seguirillas “Campanas del Alba”, Bernardo y Luis ¡qué grandes!, sin aliento, con el teclado y la percusión atrás llevándonos a rincones muy profundos del disco, magistral. Con el alma encogida después de la seguirilla, Jorge Pardo solo en el escenario nos explica los 4 días que estuvo Camarón en su casa y como aprendió con él a tocar con la flauta cantes de levante, no sé el aforo del Conde Duque ahora mismo, lo que sé es que no se oía absolutamente nada mientras Jorge interpretaba una taranta y una cartagenera, vellos de punta, silencio contenido y una ovación con muchos oles, es de las cosas más flamencas que he escuchado en mi vida. A volar todos, “Volando Voy” para seguir y el Conde Duque entregado, “Dicen de Mí”, con una locura musical detrás de otra de Carles Benavent acompañado por la percusión y teclado ¡Qué pasada!, estando tan arriba y con muchos aplausos nos vamos por Bulerías, un mix de letras que todos habíamos escuchado mil veces al genio de San Fernando, otro mix de bulerías este casi instrumental donde cada músico dejaba un trocito de solo correspondiente ¡qué fenómenos, musicazos!, supuestamente ese era el final, Jorge dio las gracias a todos los asistentes, músicos, sonido, iluminación y organización, que por cierto todo estuvo muy bien, es muy difícil que todo fluya de esa manera.

El público en pie aplaudiendo, silbando y jaleando “otra, otra”… Pues eso, volvieron a escena todos y se despidieron con “Soy Gitano” con todo el Patio Central del Conde Duque coreando ese tema de Camarón, un flamenco eterno que nos dejó un legado musical incombustible, un legado aún por descubrir porque contra más lo escuchas más matices le sacas y alguien que siempre será una “Leyenda en el tiempo”.

Fotos de Paco Manzano.



Si te apasiona el flamenco y quieres recibir en tu e-mail las últimas novedades de VPF, suscríbete ahora:




No Responses to “Camarón. Más Allá de la Leyenda”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies